El dispositivo que nos permite operar nuestras luminarias, al igual que el resto de los elementos de la instalación eléctrica, requiere de una selección correcta considerando diferentes factores que te explicaremos en esta sección.

Por ing. Hernán Hernández

Si revisamos una instalación eléctrica de más de 15 años, muy probablemente encontraremos muchas deficiencias, como por ejemplo: contactos de dos terminales, es decir sin puesta a tierra; conductores de un solo hilo (alambre); un solo circuito compartido para el alumbrado y contactos; sin dispositivos de protección contra fallas a tierra, de arco o a prueba de manipulación; protección contra sobrecarga en el circuito derivado; e incluso sin la correcta separación de circuitos mínimos necesarios y sistema de puesta a tierra.

De lo mencionado anteriormente dejamos fuera a los interruptores que son parte del sistema eléctrico y que son a diario utilizados, estos deben ser considerados de los dispositivos que sufren el mayor desgaste en un tiempo muy corto debido a que su operación es diaria y constante; este desgaste se magnifica al operar carga de corriente mayor a la que está diseñado, mala instalación o incompatibilidad de materiales. Aunque no lo parezca, lo anterior puede reducir el nivel de seguridad en la instalación o el entorno.

Como ejemplo podemos mencionar cuando un interruptor presenta ya un problema de falso contacto, por lo que sin operación alguna desconecta la luminaria, lo que podría ocasionar un accidente si una persona quiere bajar por las escaleras y se queda a oscuras.

Pensando en un infante que se levanta por la noche y camina por un pasillo, si el interruptor tiene falso contacto de igual forma apaga la luminaria quedando el lugar a oscuras, lo que provocaría miedo y ocasionaría una posible lesión del menor.

Además, el problema del falso contacto origina también un mayor consumo de energía eléctrica y por lo tanto un pago innecesario por parte del usuario.

La selección del interruptor podría parecer algo que no requiere tanta atención, sin embargo es obligación del instalador hacerlo de manera correcta para asegurar que el funcionamiento del sistema eléctrico sea duradero y confiable.

Puntos para una correcta selección

Capacidad y tensión. Como lo mencionamos, la oferta de interruptores es variada, en especial para instalaciones residenciales, algunos son de baja gama y otros de alta, invariablemente debes poner atención en la carga a controlar. Con la salida del mercado de las lámparas incandescentes, la carga de iluminación es más baja, por lo que un interruptor de 16 A puede ser correcto. La tensión de operación debes considerarla también en la selección.

Por ejemplo, si tienes una instalación eléctrica residencial de 127 V~ para un circuito de iluminación de 5 lámparas de 30 W cada una, la corriente será baja, por lo cual un interruptor de 16 A será suficiente para cubrir la carga; por otro lado, la tensión del interruptor debe ser la adecuada, ya que si el interruptor está diseñado para una tensión de 110 o 115 V estará sometido a una tensión mayor que puede generar una chispa en cada operación y carbonizar de forma rápida los platinos.

Conexión (terminales). Verifica que las terminales tipo tornillo son adecuadas para el calibre de conductor que vas a utilizar, con ello evitarás retirar hilos del cable y reducir la ampacidad. Aunque existen al menos tres tipos de terminal debes seleccionar el interruptor con la mejor característica; es decir, los interruptores que cuentan con terminal a presión, aunque son de fácil y rápida conexión, con el paso del tiempo la fuerza de retención se verá disminuida, llevando nuevamente a una falla en la operación.

Los tipo tornillo pueden ser: con o sin placa. Para el caso de los interruptores con terminal que no cuentan con placa, debes colocar el conductor en el sentido del apriete del tornillo y verificar que al instalarlo en la caja de salida no exista un posible contacto. Para las terminales de tornillo con placa, al instalar el conductor, asegura que los hilos no queden fuera de la terminal y que lo estás colocando entre el tornillo y la placa, haciendo una prueba antes de colocarlo para ver la dirección del movimiento de la placa.

Ya sea para una terminal a presión, con o sin placa, consulta en el cuerpo del interruptor o el instructivo la longitud del desforre del conductor. Este se puede mostrar como una línea o rectángulo y un número en mm, incluso algunos productos muestran una leyenda en español o inglés que dice strip gage y que se puede interpretar en español como la cantidad de forre. Atender esta indicación asegura, aún más, que la conexión será eficiente y segura.

Materiales. En este mismo sentido debes considerar el material de las terminales, aunque muchos se fabrican en latón y se recubren con cobre, la indicación dada por el fabricante es que sólo se utilicen conductores de cobre mediante símbolos.

El uso del conductor de aluminio en terminales de cobre o recubiertos de cobre puede generar una reacción que se conoce como par galvánico, cuyas características se puede apreciar como una sulfatación de la terminal y calentamiento. Aunque el conductor de aluminio esté recubierto de cobre, al instalarse en las terminales del accesorio se puede encontrar con el problema que no son lo suficientemente grande para instalarlo, por lo que se retiran hilos o bien se tuercen los conductores con pinzas para adelgazarlo y con ello se retira el recubrimiento, quedando el contacto directo del aluminio del conductor con el cobre de la terminal.

A manera de resumen podemos concluir que para la correcta selección de un interruptor debes considerar: tensión del circuito eléctrico, corriente que circulará por él, calibre del conductor que se instalará, compatibilidad del material de la terminal con el conductor.

Como adicional, para instalaciones donde el circuito de iluminación es a dos fases puedes considerar un interruptor de polo doble, un material adecuado para el ambiente y que sea resistente al uso cotidiano e incluso si requiere con luz localizadora o piloto.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email