Seguramente has usado algún transporte que funciona con energía eléctrica; tal es el caso del sistema de transporte Metro, trolebús, tren ligero u otro, pero ¿Conoces sus orígenes? En este artículo te platicamos un poco sobre su desarrollo en el país.

Por: Ing. Hernán Hernández

A finales del siglo XIX, el gobierno de la Ciudad de México concedió permiso a la Compañía Limitada de Tranvías de México para cambiar, en algunas líneas, la tracción animal por la tracción eléctrica.

Finalmente el 15 de enero de 1900 se inauguró la primera línea de tranvías con tracción eléctrica, que iba del Zócalo a Tacubaya. En ese mismo año otras líneas de tracción animal fueron sustituidas: México a Guadalupe, Peralvillo a Belem, Tacubaya a Mixcoac, Mixcoac a San Ángel, México a Tlalpan y Chapultepec a Dolores.

Los tranvías eléctricos tenían sus paradas en los cruceros y bocacalles. Transportaban carrosas fúnebres, soldados y presos como transbordo a estaciones del tren; otros más prestaban servicios a campesinos que llevaban productos desde la periferia hasta el centro de la ciudad. En octubre de 1952, el Departamento del Distrito Federal adquirió todos los bienes de las empresas:

  • Compañía de Tranvías de México S.A.
  • Compañía Limitada de Tranvías de México.
  • Compañías de Ferrocarriles del Distrito Federal.

Estas compañías pasaron a formar parte del patrimonio del organismo Servicios de Transportes Eléctricos de Distrito Federal.

Consolidando esta acción, el 30 de diciembre de 1955 el Congreso de la Unión decretó la Ley de la Institución descentralizada de Servicio Público, “Servicio de Transportes Eléctricos del Distrito Federal”, publicada en el Diario Oficial del 4 de enero de 1956.

En 1950 los tranvías modelo PCC, es decir, los aerodinámicos de color marfil con franjas verdes, empezaron a operar, estos venían de Estados Unidos; fueron adquiridos 90 carros, todos de segunda mano. Contaban con un sistema de puertas automáticas, podían llevar hasta 100 personas y eran notablemente más cómodos y silenciosos que los tranvías convencionales. El tranvía PCC dio servicio en la ciudad hasta la década de los 80; fue el antecedente inmediato del moderno tren ligero.

En 1951 llegaron a México los primeros trolebuses con el objetivo de renovar el Sistema de Transporte Eléctrico de la Ciudad de México. Al día de hoy se tiene una flotilla de alrededor de 350 unidades.

El tren ligero y el trolebús

En un principio, el tren ligero contó con una flota integrada por 17 trenes que fueron construidos mediante adecuados ensambles de los tranvías PCC. No obstante, a principios de los años noventa fueron sustituidos por los modernos modelos TE-90 y TE-95.

Debido al constante crecimiento demográfico, se tuvo la necesidad de crear un nuevo transporte público que cumpliera niveles óptimos de capacidad, velocidad, economía de mantenimiento, servicio rápido y eficiente.

Los primeros trolebuses fueron comprados en 1945. Las primeras 20 unidades con las que contó la Ciudad de México fueron del modelo “Westram”.

En poco tiempo, el trolebús demostró sus múltiples ventajas: mayor libertad de movimiento, ya que prescindía de las vías férreas; sus neumáticos lo hacían un vehículo silencioso, rápido y confiable. Durante los años 50 y 60 se adquirieron diferentes tipos de trolebuses. De Italia se compraron trolebuses Alfa Romeo y Casaro; de Estados Unidos, Marmon, Herrington, Brill Americano, Pullman Standard y Saint Louis; de Canadá, Brill Canadiense.

Los primeros 50 trolebuses de la serie 9700 entraron en operación en el mes de febrero de 1998. Estas unidades cuentan con equipo de tracción de corriente alterna VVVF, utilizando módulos inteligentes IPM´s; único en su tipo.

En la actualidad

Actualmente el sistema de transporte eléctrico cuenta con varias rutas; siendo una de las más conocidas el corredor cero emisiones de        36.6 km de longitud, que ha convertido al eje central Lázaro Cárdenas en la CDMX en un corredor ecológico al contar con 180 unidades de trolebús.

Otra alternativa de reciente creación es la flotilla de 20 unidades de taxis eléctricos que ofrece un excelente servicio a precios muy accesibles. Como ves, el desarrollo y crecimiento del uso del transporte eléctrico en México ha llevado varios años, la eficiencia y durabilidad de las unidades depende de muchos factores, incluyendo a los propios usuarios, por lo que te recomendamos usarlo de forma inteligente y responsable para el beneficio de todos. Hasta la próxima.

El Servicio de Transportes Eléctricos pretende adquirir 150 autobuses eléctricos para sumarlos a su servicio en nuevos corredores cero emisiones que proyecta para este 2018.

 

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email