Este problema se presenta en casi todos los sistemas eléctricos, comerciales, industriales y residenciales. Sus efectos pueden ser fatales no sólo para la instalación sino para la vida de los usuarios.

Por ing. Hernán Hernández

El fenómeno eléctrico conocido como fuga de corriente es más común de lo que puedes pensar. Muchos hogares en México tienen este problema en sus instalaciones eléctricas y no lo saben; puede ser la respuesta al cuestionamiento de los habitantes del por qué los recibos de consumo eléctrico son elevados cuando la mayor parte del día no se encuentran en casa.

En la lectura eléctrica puedes encontrar diferentes formas de nombrarlo, sin embargo en México es mucho más fácil de ubicar a través de este nombre, por lo que a lo largo de esta sección lo denominaremos así; en palabras sencillas la fuga de corriente es cuando la energía sale de la ruta normal de conducción hacia otro elemento del sistema eléctrico debido, en ocasiones, al daño que sufren los forros durante la instalación o bien a la reducción del claro entre una parte conductora y otra energizada. Por ejemplo, cuando un conductor con su forro aislante dañado hace contacto con una caja metálica, esto además de ocasionar una degradación mayor en el aislamiento, también contribuye al consumo de energía que se desperdicia en calentamiento e incrementa el pago en el recibo de energía eléctrica.

Su relación con el arco eléctrico

Cabe mencionar que la fuga de corriente está muy relacionada con el arco eléctrico, ya que en su origen, comportamiento y efecto, son similares. Aclarando un poco lo anterior, cuando ocurre un arco eléctrico desde la fase se genera una derivación de corriente hacia otro elemento, que en el caso de ser el conductor puesto a tierra no tiene la característica de un contacto pleno que termine en un cortocircuito, es decir, cuando se tiene un cortocircuito, las protecciones -si las hubiere- se activarían al incrementar de manera abrupta la temperatura en la protección, desenergizando el sistema eléctrico o circuito. Cuando se trata de una fuga de corriente, es probable que la protección no la detecte y esté generándose por años hasta que ocasione un desperfecto o, peor aún, un accidente.

Protecciones

Retomando específicamente lo que tiene que ver con la corriente de fuga, aunque existen protecciones ideales para proteger sobre todo a la integridad del usuario, muchas veces no son conocidas por ellos mismos y es donde el electricista preparado entra para asesorar a su cliente y mencionarle la importancia de hacer una inspección cada determinado tiempo.

Este fenómeno puede identificarse mediante pruebas que seguramente ya conoces, como por ejemplo desconectar todas las cargas del sistema eléctrico y verificar en el medidor que no presente lecturas de consumo; lo anterior con los antiguos medidores de disco, actualmente los medidores digitales no presentan en la pantalla mediciones continuas por lo que hacer la prueba mencionada anteriormente no tendrá mucho éxito.

Para realizar esta prueba con medidores digitales, lo más conveniente es utilizar un amperímetro de gancho, este te dará una medición confiable y será posible determinar si existe un consumo en el sistema eléctrico para comenzar con la siguiente parte de la solución que sería iniciar una labor de revisión de todo o una parte del sistema previamente identificado.

Una recomendación que no se
debe dejar pasar es que si la medición de
corriente de fuga es pequeña, por ejemplo, del orden de los mili amperes, no se debe subestimar, ya que es suficiente para ocasionar un pequeño consumo de energía pero constante, o en el peor de los casos una electrocución y la muerte.

Dado lo anterior es sumamente importante que conozcas todas las opciones que existen en el mercado, incluso debes saber que existen dispositivos para instalación en panel y tipo contacto que protegen al usuario de fugas de corriente y adicionalmente ofrecen la protección por falla de arco que puedes instalar con pocas modificaciones al sistema eléctrico.

Describiendo un poco más este fenómeno, se puede decir que en casa es uno de los más comunes y que incluso las personas viven con ello en lugares como cocinas y cuartos de lavado. Recordemos que la electricidad combinada con agua es sumamente peligrosa. Aunque son los más comunes, no son los únicos ya que en casas de dimensiones mayores es posible encontrar desde piscinas en el exterior o interior, chapoteaderos, jacuzzis o áreas destinadas para albercas inflables que además quedan expuestas a niños.

En áreas donde existen albercas se deben acondicionar e instalar dispositivos adecuados, por ejemplo, para albercas permanentes los circuitos derivados para motores asociados se deben instalar en tubo conduit metálico pesado, tubo conduit metálico semipesado, tubo conduit rígido de cloruro de polivinilo, tubo conduit reforzado de resina termofija o cable del tipo MC apropiado para el lugar, sin embargo se permiten otros materiales como POLIFLEX negro que tiene resistencia a rayos UV soportado y fijo de tal forma que no permita desplazarse en ninguna dirección. El circuito de alimentación debe contar con un conductor de cobre aislado de puesta a tierra de equipos, dimensionado de acuerdo con el artículo 250 de la NOM 001 SEDE y este no debe ser menor a 3.31 mm2 o calibre 12 AWG.

Lo anterior para reducir el riesgo de contacto y evitar una fuga de corriente que pueda resultar en la electrocución de los usuarios. No está por demás recalcar que las salidas que alimentan motores de bombas para albercas conectadas a un circuito derivado de una fase, 120 hasta 240 volts, de 15 ó 20 amperes, se deberán proveer con interruptores de circuito contra fallas a tierra tipo contacto o directamente conectado, para protección de las personas. Si deseas conocer más de estos dispositivos lee la sección Electrotips de esta edición, para que puedas hacer de forma correcta la instalación y pruebas de ellos.

Sobre este mismo tema debes saber que para el interior de unidades de vivienda o en el interior de edificios, para evitar posibles corrientes de fuga sobre todo que puedan derivarse a tierra a través de un usuario, se permiten cualquiera de los métodos de alambrado reconocidos en el capítulo 3 de la NOM y que el conductor de puesta a tierra de equipos sea desnudo cuando va tendido en un ensamble de cables, pero debe estar encerrado dentro del recubrimiento externo del ensamble de cables.

Es importante seguir los métodos de alambrado, ya que -como se mencionó anteriormente- en la instalación existe el riesgo de dañar los forros de los conductores y en el mejor de los casos solamente generar consumos adicionales. Para concluir con este tema, podemos decir que las corrientes de fuga se generan en los lugares menos pensados, desde las cajas de salida para contactos, el centro de carga, las salidas para alumbrado hasta los dispositivos tales como interruptores, contactos e incluso dentro de las canalizaciones. Por ello es recomendable utilizar canalizaciones que por principio de cuentas no dañen los forros de los conductores en la instalación así como cajas de salida para contactos y de alumbrado de materiales aislantes como los de POLIFLEX.

Comparte esta información en tus redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone