San Bartolo Ameyalco, D.F.

Por: Ing. Iván del Ángel

Hay dos cosas importantes para mí: la primera es la electricidad, la que me ha permitido crecer como profesional; y la segunda es la música.
A ambas, les dedico mi tiempo para ser mejor cada día.

Mi nombre es Carlos Alberto Castro, soy electricista desde hace más de 20 años. La electricidad siempre ha estado presente en mi familia: mi abuelo es jubilado de Compañía de Luz y Fuerza; mis tíos también trabajaron ahí hasta que la desaparecieron; y mi papá era ingeniero mecánico-electricista.
Es gracias a mi padre que yo comencé a interesarme en esta área, pues siempre me llevaba a las obras que le tocaba supervisar.

Nací en el DF, me gusta porque aquí hay de todo; en cuanto a mi labor es una ventaja, porque en provincia estás limitado a lo que encuentres. Aquí es fácil conseguir material y hay más campo de trabajo.

Actualmente me dedico a realizar instalaciones eléctricas y a brindar mantenimiento a plantas de emergencia, tierras físicas y pararrayos. Puedo decir que mi vida está basada en el trabajo, antes de dormir repaso las obras que tengo, para buscarles solución; y en la mañana despierto pensando en lo que voy a realizar. Los domingos ensayo con mi banda de heavy metal, soy vocalista. Y aunque la música es parte de mi vida desde hace 25 años, la electricidad es lo primero para mi. En mi tiempo libre, me gusta mucho leer sobre ciencia y filosofía, también la Biblia.

MI PROFESIÓN

A los 16 ya era electricista; a los 20 era supervisor; y aunque dominaba el ramo hasta cierto punto, tenía algunas dudas en cuanto a teoría, es por eso que a los 32 años me inscribí en la Escuela Mexicana de Electricidad, donde me recibí como técnico-electricista.

Aprender la teoría me facilitó mi trabajo y pude ofrecer a los clientes mayor calidad, que es lo importante. Para mí, todos los trabajos que he hecho son importantes, por pequeño que sea el proyecto yo le doy la misma calidad. Actualmente estoy haciendo un edificio en Santa Rosa. En un tiempo le di mantenimiento a dos plantas de emergencia de Casas Geo.

Nunca he tenido un accidente grave, solo pequeños accidentes como cortarme los dedos, caerme de una escalera, golpearme con una varilla, me he mordido con las pinzas y alguno que otro toque, en fin, gajes del oficio, pero nada serio. En las obras, aunque soy exigente, casi siempre estamos riendo, procuro que haya buena armonía entre los que estamos laborando, sin desatender el proyecto, pues cualquier descuido puede costar la vida o provocar un accidente grave.

Algunas veces hemos tenido que lidiar con instalaciones mal hechas, con poliducto liso. La especificación de la Norma no nos permite meter en ciertos lugares el tubería corrugada, que sería POLIFLEX, y tenemos problemas porque con el liso se nos pelan los cables, se aterrizan las líneas, inclusive se ha llegado a cortar la gente con tarrajas. Cuando llegamos y ya hicieron la instalación con poliducto liso, estoy seguro en un 95% que una de las mangueras va a estar chupada, que no nos va a permitir trabajar adecuadamente.

Yo por eso platico con mis clientes, a veces me contratan para hacer la instalación, pero yo meto dentro del contrato también la canalización, y hasta les he cobrado más barato con tal de hacerla y garantizar la calidad; siempre me vuelven a llamar y me ha ayudado bastante en este sentido. Mi papá comenzó a utilizar POLIFLEX desde que salió al mercado. Él notó que había un avance en tiempo, todo era más fácil, y la gente trabajaba más contenta, porque no tenía que pelearse con las mangueras.

He utilizado el POLIFLEX Negro en instalaciones en jardines, y es una genialidad porque no se ve. Las guías también son un gran apoyo, porque pueden entrar en cualquier lugar. Al lubricante yo le doy un 10 y lo que sigue; y no es por quedar bien, pero a mí como electricista POLIFLEX me cambió la vida.

Otras marcas que utilizo son Schneider, porque sus equipos duran mucho; también IUSA en cuanto a cableado, porque es un cable que se maneja muy fácil.

REVISTA ELÉCTRICA

Desde 2010 conozco la revista, nos la obsequiaron en la EME a los alumnos más sobresalientes. Me gusta la sección de Casos de Éxito, porque me veo reflejado en los que aparecen ahí y me pongo a hacer un recuento. En sí la revista es buenísima, es muy completa y tiene de todo. La sección de Protektor, el guardián de las instalaciones está padrísima, porque te entretienes un rato. Todo es muy interesante, además con la capacitación que brindan a través de sus páginas están ayudando a que se registren menos accidentes.

“A quienes leyeron mi historia les recomiendo capacitarse para que puedan entregar al cliente lo que les está solicitando; y utilizar marcas de calidad para garantizar su trabajo”.

 
Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email