MÉXICO, “LA CIUDAD VERTICAL”

La metrópoli de Tenochtitlan fue fundada el 13 de marzo de 1356. Su nombre significa “en el ombligo de la Luna”. A lo largo de la historia ha sufrido grandes transformaciones, hace falta reflexionar en los cambios por venir; pues, sin duda, en este mundo hostil, una gran transformación puede sobrevenir a esta indomable megalópolis.

La Ciudad de México ha sido siempre fuente de atracción. Los visitantes, impactados por su magnificencia, la han llamado elogiosamente de una y mil maneras: “la muy noble y leal”, “la Ciudad de los Palacios”, “la Capital del Nuevo Mundo”, “la Ciudad más grande del Mundo”, y muchas otras que, de alguna forma, intentan esbozar su carácter guerrero y luchador heredado de nuestros antepasados. En la actualidad, su espíritu evolutivo le permite reinventarse cada día, en una constante e inacabada búsqueda del mejoramiento colectivo, que ha incluido cambios muy dramáticos.

No existe acuerdo sobre el camino que podría dirigir estos cambios. Uno de los puntos importantes es si se debe verticalizar o descentralizar y horizontalizar la ciudad.

El hablar de verticalidad significa construcciones altas, donde se concentren, aparte de los departamentos, áreas para gimnasio, alberca, tiendas, jardín, etcétera; un edificio puede considerarse como un conjunto de casas encimadas en el mismo terreno por la razón de que no hay suficiente espacio para colocarlas una al lado de otra, ¿Cuántos nuevos proyectos de este tipo podemos ver en la Ciudad de México?

Ahora, una de las ventajas relativas que la mayoría de los inmuebles de los conjuntos (Geo, Ara, Urbi, Homex, etc.) tienen es que, aunque están pegados uno al otro, no viven uno arriba de otro, por lo que cada propietario es dueño absoluto de su terreno y no lo comparte con nadie que tenga otra casa en su azotea arriba.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email