ugg australia ireland belstaff ireland belstaff dublin barbour jackets ireland barbour dublin timberland ireland ugg warszawa canada goose polska canada goose sklep canada goose warszawa canada goose allegro canada goose opinie barbour sklep barbour warszawa barbour polska parajumpers kurtki parajumpers warszawa parajumpers cena woolrich kurtki woolrich kurtki damskie
Medidas de auxilio en accidentes eléctricos

Ya vimos los riesgos más comunes cuando se ocupa la electricidad, pero ¿cómo atendemos a una víctima de un accidente eléctrico?

La preparación es indispensable, todo electricista debe ser entrenado, con teoría y práctica, en técnicas de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar (RCP).

Las medidas de auxilio que prestes debes saberlas bien, si tienes dudas mejor abstente, porque podrías provocar un daño mayor, como lesiones irreversibles o la muerte, sin embargo, no debes abandonar a la víctima, con pedir ayuda profesional le prestas un gran servicio.

También recuerda conservar la calma, para llevar a cabo tus maniobras de manera correcta, además de que tranquilizarás a la víctima y a tus compañeros.

Procedimientos para la atención de víctimas de accidentes eléctricos:

Elimina el peligro: desconecta la energía, a menos que utilices equipos aisladores, como guantes protectores, cobijas de hule, etcétera; para separar a la víctima. El tiempo es esencial. El potencial para las lesiones serias aumenta con el tiempo de contacto de la víctima con la corriente eléctrica.

Pide ayuda. Asegúrate de que la ambulancia o cualquier servicio médico de emergencias venga en camino.Si lo sabes, inicia el proceso de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Si el pulso o respiración de la víctima se ha detenido, el RCP es esencial para evitar daños cerebrales, que comienzan a los 4 minutos ó 6.

Provee de primeros auxilios a la víctima:

Si la ropa de la víctima está incendiada, hazla rodar por el suelo para sofocar las llamas.

Enfría las quemaduras con agua dulce o salada hasta que la piel vuelva a su temperatura normal. No trates de remover la ropa pegada a una quemadura.

Retira los artículos que restrinjan a la víctima, por ejemplo, zapatos, fajas, joyería, etcétera.

Conserva los brazos y piernas afectadas por quemadura en posiciones elevadas para disminuir la inflamación.

Maneja a la víctima con cuidado, recuerda que pueden tener huesos rotos o lesiones en la columna.

Mantén la temperatura del cuerpo y NO ofrezcas nada de beber o de comer.

Administra oxígeno si se encuentra disponible.

Conserva a la víctima tan cálida y confortable como sea posible mientras espera por el transporte a un centro médico, cúbrela con cobijas limpias y secas, y las quemaduras con mantas limpias o esterilizadas.

Al encontrar una persona inconsciente debes seguir inmediatamente los siguientes pasos:

1. Intenta despertar a la persona llamándola o con movimientos suaves.

2. Si no despierta, acuéstala sobre su espalda y pide ayuda, pero no la muevas si sospechas daños en la espalda o cuello. Saber mover a una víctima requiere conocimientos y mucho cuidado.

3. Si no conoces el procedimiento de reanimación, permanece con la víctima, siempre vigilando que mantenga despejadas las vías respiratorias, hasta que llegue un auxiliador que sí lo sepa.

Procedimiento para abrir las vías respiratorias

Para evitar daños irreparables en el cerebro es necesario que el auxiliador conozca los principios básicos del sostén de la vida, que son el ABC de la resucitación:

A. Abrir vías respiratorias
B. Restaurar la respiración
C. Restaurar la circulación

Si la víctima no respira, debes seguir los siguientes pasos: la víctima debe estar acostada sobre su espalda, para abrir la vía respiratoria coloca una mano sobre la frente del paciente y otra sobre el mentón, aplica una fuerza apical que dará como resultado la hiperextensión del cuello (si se sospecha daño en el cuello, se recomienda la tracción mandibular), y se abre la boca de la víctima.

Limpia la boca: extrae secreciones, vómitos y cuerpos extraños; frecuentemente éste es un método suficiente para que la víctima recupere la respiración. Escucha y observa durante 5 segundos si respira. Si no lo hace inclina su cabeza hacia atrás y da 2 soplos seguidos. Luego de este procedimiento mira el tórax para ver si se eleva ligeramente o acerca tu mejilla a la boca de la víctima para sentir el aire caliente de la espiración (salida del aire).

Si no responde, inclina de nuevo la cabeza y da 2 soplos más. Si aún no es posible obtener la respiración, se puede deducir que la víctima tiene un cuerpo extraño en la garganta, revisa y soluciona este problema. Vuelve a verificar la respiración.

Mantén la cabeza inclinada hacia atrás y la vía respiratoria despejada de 1 soplo completo. después de 1 minuto vuelve a tomar el pulso. Continúa dando 1 soplo completo cada 5 segundos en adultos y cada 3 segundos en niños y bebés, con un promedio de 12 respiraciones para el adulto, 20 respiraciones para el niño y de 30 a 40 para el bebé. Estos pasos mantienen el aire circulando dentro de los pulmones de la víctima.

Si hay pulso y no hay respiración, continúa dando respiración de salvamento hasta que se restablezca o se logre asistencia médica. No inicies las compresiones sobre el pecho porque es innecesario y peligroso comprimir el corazón de la víctima si está latiendo (para evitar esto, evalúa el pulso durante 10 segundos antes de determinar que tiene un paro cardiaco). Si se restablece la respiración y tiene pulso, mantén la vía aérea despejada y vigila la respiración. Si la víctima no tiene pulso ni respiración, se debe comenzar la maniobra de reanimación.

Informa al personal de emergencias médicas:

Una vez que la víctima ha sido atendida, anota tantos detalles del accidente como te sea posible. Éstos pueden ayudar al personal de emergencias para dar el cuidado adecuado. Por ejemplo, una víctima de arco eléctrico puede presentar quemaduras superficiales en los puntos donde la corriente entró, pero también puede tener daños internos no visibles causados por la ruta seguida por la corriente en su trayecto por el cuerpo.

Además pudo haber inhalado metales vaporizados, como cobre o aluminio, o sufrido efectos colaterales, como daños en el oído causados por la onda expansiva de una explosión de arco.

Amigo electricista:

recuerda seguir todas las medidas de seguridad para no encontrarte en una situación como ésta.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email