Cada 23 de diciembre, en la ciudad de Oaxaca se realiza esta singular festividad con más de 100 años de tradición, en la que la creatividad de los horticultores regionales es admirada por los oaxaqueños y el turismo.

Fotos: Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico del gobierno del estado de Oaxaca

Inspirados en escenas navideñas como la llegada de los Reyes Magos o el Nacimiento del Niño Dios, así como en las tradiciones oaxaqueñas, los horticultores de Oaxaca presentan la noche del 23 de diciembre verdaderas obras de arte con el fin de ganar el concurso anual de figuras diseñadas con rábanos, flor inmortal y totomoxtle.

Aunque la exposición, que se monta en el área del zócalo, dura sólo unas horas, es admirada por cientos de personas que deben formar largas filas para observar el ingenio de los concursantes, quienes al final se ven recompensados con el reconocimiento de los propios visitantes.

LOS ORÍGENES

Existen diversas versiones que coinciden en que los orígenes de esta festividad se encuentran en el mercado de la Vigilia de Navidad, donde los horticultores acudían a vender los ingredientes necesarios para la cena del 24 de diciembre. Es así que para llamar la atención de sus clientes, comenzaron a realizar figuras con los rábanos, y su atractivo fue tal que las amas de casa se interesaron en adquirirlas para adornar sus mesas.

El 23 de diciembre de 1897, el entonces presidente municipal, Francisco Vasconcelos, organizó la primera exposición, y desde ese momento año con año se realiza.

Pero aunque esta festividad se lleva a cabo en un día, trae consigo meses de trabajo, pues la siembra de rábanos de distintos tipos se realiza a principios de octubre, con el fin de obtener una cosecha con el tamaño y peso adecuado para poder moldear figuras.

Tres días antes de la fecha marcada, los participantes comienzan a diseñar cada una de las obras que montarán para ganarse un premio en efectivo.

Aunque el recorrido de los espectadores se realiza en la noche, es alrededor de las cuatro de la tarde que los jueces comienzan a observar las figuras para decidir a los ganadores.

Al final, se realiza la premiación y entrega de reconocimientos, así como el lanzamiento de juegos pirotécnicos, en un ambiente alegre y festivo.

La cosecha de los rábanos que servirán de base para formar figuras se lleva a cabo 3 días antes del evento, donde los participantes expondrán lo mejor de su ingenio.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email