Monterrey, NL

Llevo 40 años trabajando con la electricidad y afortunadamente nunca he tenido un accidente, porque siempre respeto las normas de seguridad.

Por ing Daniel Gámez

Mi nombre es Juan Víctor Vargas y soy originario de la ciudad de Monterrey. Aquí vivo con mi esposa Rita Elizabeth Llubere Ramos; tenemos cinco hijos, diez nietos y dos bisnietos. La ciudad tiene mucha actividad, es muy dinámica, pero lo que más me agrada es que hay oportunidades de trabajo, lo que ayuda al movimiento económico. En lo personal me agrada cómo se festejan las fiestas patrias, en especial el día de nuestra independencia mexicana.

Lo que más me gusta es trabajar, pero también hacer actividades manuales, como la carpintería; disfruto trabajar con la madera.

Mi experiencia

El gusto por la electricidad me empieza desde muy niño, me llamaba la atención y quería saber cómo es que prendían los focos. Ya mayor estudié en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Facultad de Ingeniería.

A lo largo de los años he tenido la oportunidad de trabajar en el desarrollo de las ingenieras de los proyectos y en la ejecución de las mismas, por ejemplo, el centro comercial que se llama Las Galias que está en Monterrey N.L. y aparte tiene un conjunto habitacional. También trabajé en proyectos para el Ejército en ciudad Delicias, Chihuahua y utilicé puro POLIFLEX. Actualmente estoy en un desarrollo comercial que se llama Albana.

Mis anécdotas

Afortunadamente nunca he sufrido ningún accidente en los 40 años que llevo laborando, porque trabajo con las conductas y normas de seguridad tanto para mí como para el personal que labora conmigo. Sin embargo, he sabido de otros compañeros, muchas veces por no aceptar un consejo ya en la práctica han recibido descargas innecesarias de bajo voltaje.

Lo que más disfruto de un trabajo es que una vez que se concluye, a pesar de todos los problemas que se presentan, ver que funciona al 100 %, es una realización.

Mis recomendaciones

Yo recuerdo hace 30 o 40 años, cuando aún no existía POLIFLEX era un problema trabajar con los poliductos rígidos, a la primer curva se chupaban, entonces tenía que hacer una reparación con alambre recocido y hacer una camisa. También cuando se vaciaban las losas, los mismos trabajadores pisaban la tubería y la chupaban.

La revista Eléctrica la conocí en un punto de venta que se llama Surtidor Eléctrico de Monterrey. Me agrada y sirve mucho el contenido porque vienen las recomendaciones técnicas para hacer un buen desarrollo eléctrico.

El consejo que puedo darles a los colegas es olvidarse de las economías mal entendidas; a veces escogen productos por economizar y al final se gastan más y pierden tiempo, en vez de hacer una inversión en un producto de calidad.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email