Ilumina

AUMENTO DE LA APORTACIÓN DE LUZ NATURAL

Para poder aprovechar al máximo la luz natural dentro del hogar, debemos saber que los muebles, superficies, aberturas y colores; son importantes para lograr este objetivo.

Por: Ing. Hernán Hernández

Como parte de las nuevas tendencias, el ahorro energético en los sistemas de iluminación se ha vuelto un tema que involucra diferentes aspectos que han obligado a los expertos a desarrollar soluciones, debido a que no solamente se trata de cambiar luminarias y agregar sistemas de control, ya que representan una inversión que no siempre es costeable sobre todo hablando de sectores económicamente débiles. 

Hay que tomar en cuenta también que la luz natural da un aspecto visual muy especial a los ambientes. 
 
Son varios los aspectos que pueden aportar luz natural iluminando habitaciones y que son relativamente económicos ya que implican pequeñas remodelaciones, que serán duraderas y de poco mantenimiento, como son: las aberturas que cumplen una función importante en lo que al aprovechamiento de la luz natural se refiere. Las ventanas, son elementos que nunca deben faltar al proyectar una construcción, conocer sus amplios beneficios es un tema actual que ha tomado gran importancia para los expertos en estos temas; la relación es simple: cuanto más grandes sean, más uniforme es la luz que permiten entrar, sorprendentemente podemos hacerlas más eficientes, sin dejar a un lado que al tener mayor cantidad de aportación de luz natural a través de las ventanas, también mayor será la temperatura del lugar; y que al ir agregando elementos para reducir esta temperatura también se reducirá la aportación de luz natural; siendo esto algo totalmente natural.
 
Las superficies claras y con brillo reflejan mejor la luz, mientras que los suelos claros y brillantes, y los muebles claros, permiten una optimización del uso de la luz natural.
 
Para una ventana el tamaño, la forma y el material que la conforman son elementos esenciales en la cantidad de penetración de la luz en el lugar. Por lo general, la iluminación natural puede ser: 
 
Unilateral, cuando la habitación tiene aberturas en una de sus paredes. 
 
 
Bilaterales, cuando tiene aberturas sobre dos de sus paredes. 
 
 
La combinación de la iluminación central y lateral resulta excelente en cuanto a la distribución y uniformidad de la luz. 
 
Multilateral, cuando en una habitación tiene aberturas en tres de sus paredes. Se consigue una iluminación mayormente uniforme en el espacio. 
 
La iluminación unilateral de un edificio establece un límite en la profundidad de su planta para permitir alcanzar una iluminación adecuada durante el día. Existe una regla básica que limita la profundidad de la luz natural a 1,5 veces la altura de la ventana en relación al suelo, como se ve en la Imagen 1.

 
Esta profundidad puede ser incrementada al incorporar en la ventana una repisa de luz, pudiendo extenderse la penetración de la luz hasta 2 veces la altura de la ventana (Imagen 2). 

 
Esta regla base influye directamente en la profundidad de los espacios y en la altura de la ventana. Mientras más alta se ubica la ventana, mayor es la profundidad de la luz en el recinto, generando una mejor distribución de iluminación interior. 
 
En varias partes de México y del mundo, la construcción vertical es muy común, por lo tanto en edificios donde las ventanas están restringidas por una pared se recomienda aumentar el porcentaje de ventanas para lograr una mayor profundidad de la luz. Los tamaños recomendados por los expertos son los que se muestran en la Tabla 1 y tiene que ver con los porcentajes de ventana mínimos en relación a la profundidad de una habitación con iluminación lateral en una sola pared.

 
En el caso de la iluminación unilateral se puede elevar el aporte de luz por medio de diferentes estrategias tales como elevar el techo en el perímetro o inclinándolo hacia la pared interior, logrando así que la luz tenga reflexiones adicionales a través del techo del espacio. Mientras más elevada se encuentre la ventana más efectiva será la penetración de la luz. De esta forma se logra una distribución más uniforme de la luz, y por lo tanto, una mejor iluminación al fondo de la habitación. A su vez, esto permite tener una fuente de luz por encima de la línea de visión que reduce el riesgo de deslumbramiento directo sobre las personas (Imagen 3). 
 

En ocasiones hay aberturas en la parte superior de una pared del lado donde incide durante un mayor tiempo el sol, estas permiten la entrada de un nivel mínimo de luz, sin embargo con el uso de pantallas se puede distribuir maximizando su efecto y evitando que la habitación se caliente rápidamente (Imagen 4). 
 

Estas son algunas de las formas en que es posible aprovechar la luz natural sin la necesidad de recurrir a sistemas tanto de iluminación o eléctricos; es mejor optar antes por alguna alternativa ecológica.

 
Al pensar en una ventana hay que tomar en cuenta el tipo de marco que se utilizará, debido a que con los soportes o adornos se minimiza la cantidad de luz que entra a través de ella.
Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email