La gratitud o agradecimiento es un sentimiento o una actitud que surge del conocimiento de que uno ha recibido o recibirá un beneficio.

De manera específica, la gratitud es experimentada si la persona siente que la ayuda es: a) valiosa para ella, b) que le cuesta al benefactor, y c)otorgada con desinterés, en lugar de con la intención de cobrar el favor. Cuando se encuentran en situaciones parecidas a aquellas en las que han recibido ayuda, las personas ven la situación de manera diferente en términos de valor, costo e intenciones; esto explica por qué sienten diferentes niveles de gratitud después de que han sido ayudados.

La gratitud no es lo mismo que el endeudamiento. Mientras que ambas ocurren después de la ayuda, en el endeudamiento la persona percibe que está en la obligación de hacer un pago en compensación por el auxilio. Las emociones llevan a diferentes acciones: el endeudamiento hace que el beneficiario evite a la persona que la ha ayudado, mientras que la gratitud motiva al beneficiario a buscar a su benefactor y mejorar su relación con él.

En realidad, como todos los valores, la gratitud es un valor que debe practicarse, vivirse, de lo contrario se queda en palabras huecas. La gratitud consiste en valorar la actitud de ayuda del otro hacia nosotros; pero no sólo debemos agradecer los bienes materiales, la palabra gracias parece sólo una fórmula de cortesía, pero muchas veces expresa bien lo que sentimos cuando no estamos en posibilidades de retribuir eso que hemos recibido y que para nosotros es tan importante.

No es necesario ser una persona religiosa, pero la práctica de la gratitud nos hace darnos cuenta de lo afortunados que somos por lo que nos rodea, por el roce del viento, por un momento de calma, por los amigos, por una sonrisa, por los alimentos, porque alguien nos ayudó a cargar algo en el camión.

Y no sólo eso, podemos usar la gratitud para salir de nosotros mismos (egoísmo) y ocuparnos de lo que les sucede a las demás personas: a nosotros no sólo nos han ayudado personas que están cerca o vivas, a través del agradecimiento que sentimos hacia esas personas ausentes podemos, si así lo sentimos, hacer un esfuerzo y ayudar a quien ahora lo necesita, así como aquella persona se esforzó por nosotros.

La gratitud, como puedes ver, puede cambiar tu vida.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email