Ejercicio

Los hábitos de sedentarismo unidos a una mala alimentación inevitablemente afectarán nuestra salud. El ejercicio es no es tan sólo una actividad para lucir mejor, es algo necesario en nuestra vida, entre otras cosas, nos ayuda a prevenir la aparición de enfermedades crónico-degenerativas.

Con frecuencia vemos en la televisión, en revistas o periódicos estudios donde se nos informa que en diversos países aumenta gravemente el número de enfermedades como la diabetes mellitus, diversos trastornos cardiovasculares, la osteoporosis, el cáncer de colon y complicaciones de salud asociadas al sobrepeso y la obesidad.

Entre los beneficios que obtenemos al ejercitarnos están:

•    Mejorar el funcionamiento de los sistemas respiratorio y cardiovascular;
•    Fortalecimiento del sistema osteomuscular (huesos, cartílagos, ligamentos, tendones), esto es especialmente benéfico para las personas con más edad, pues les otorga un grado mayor de independencia y calidad de vida;
•    Se favorece la eliminación de toxinas y oxidantes;
•    Ayuda a manejar periodos de estrés, depresión, ansiedad; además libera endorfinas, que aminoran dolores y facilitan sentimientos de placer, incluso de euforia;
•    En general, permite una mejor calidad de vida, pues mejora la capacidad física de las personas y retarda los cambios de la vejez.
Generalmente los ejercicios son agrupados en tres tipos, dependiendo el efecto que causan en el cuerpo humano:
•    Aeróbicos, como el ciclismo, caminar, correr, salir de excursión, y jugar al tenis, aumentan la resistencia cardiovascular.
•    Anaeróbicos, como hacer pesas, aumentan la fuerza del músculo a corto plazo.

•    De flexibilidad, como los estiramientos, mejoran la capacidad de movimiento de los músculos y de las articulaciones.

Es necesario que consultes a un médico antes de comenzar una rutina de ejercicios y que te informes sobre la manera adecuada de llevarla a cabo, porque, por ejemplo, pareciera que todo el mundo conoce la manera correcta de caminar, sin embargo, a la hora de hacerlo para ejercitarnos, cuestiones como la movilidad de los brazos, la postura de nuestra espalda, el ritmo y la respiración pueden hacer que ejercitemos más músculos y mejoremos nuestro rendimiento, o si optamos por correr, al hacerlo sobre una superficie dura, como el cemento o el asfalto, el golpe de los pasos es absorbido directamente por las articulaciones, lo que es muy dañino a largo plazo.

No son necesarios deportes vigorosos, pertenecer a un gimnasio costoso o adquirir equipo especial para lograr resultados positivos. El ejercicio no es una cuestión de estética, sino de salud, para un adulto promedio, 30 minutos de actividad física moderada, todos o casi todos los días, son suficientes para obtener beneficios de salud. Es muy importante detectar cuál es el deporte de nuestra preferencia y aumentar nuestra rutina de ejercicios de manera paulatina.

Fuentes:
www.acatlan.unam.mx/medicos/deporte/
www.elmundo.es/elmundosalud/2004/03/30/deporte/1080666352.html
es.wikipedia.org/wiki/Ejercicio_f%C3%ADsico
www.eufic.org/article/es/page/BARCHIVE/expid/tipos-ejercicio/
familydoctor.org/online/famdoces/home/healthy/physical/basics/015.html

 

 

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email