Se encuentra abierta al público con el propósito de contribuir a la divulgación de la ciencia.

notadelasemana16julioBasura a energi_a

Ante la alarmante contaminación que presenta la Ciudad de México y la necesidad de buscar nuevas fuentes de energía, investigadores de las facultades de Química e Ingeniería, así como el Instituto de Ingeniería de la UNAM desarrollaron una planta piloto para procesar basura orgánica y producir biogás, el cual genera electricidad.

La planta, que se ubica en el predio de la Clínica Universitaria de Salud Integral-Almaraz de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, está abierta a todo el público interesado en conocer sobre su funcionamiento; además, científicos y estudiantes de otras universidades o centros de investigación pueden sumarse.

noticia-1

Con su operación, se solucionan dos problemas ambientales, disminuyendo las emisiones de metano y CO2 producidos por residuos sólidos urbanos, y proporcionando otra fuente de energía eléctrica que pueda satisfacer la creciente demanda, sin dañar el medio ambiente.

Tan sólo en la Ciudad de México se generan aproximadamente 13 mil toneladas de basura; de ésta, la orgánica representa 50 por ciento, con el agravante de que se reducen los sitios cercanos para disponer de ella y su tratamiento es tan precario que con frecuencia en algunas partes de la urbe se respira el olor a basura.

Con una planta de digestión anaerobia de desechos orgánicos, como la que proyectan, éstos podrán procesarse sin que se degraden en el ambiente.

noticia-3

El coordinador del proyecto, Alfonso Durán Moreno, destacó: “Actualmente es la única planta en México que trata residuos sólidos urbanos con dos tipos de tecnología: la que utiliza agua, llamada de ‘digestión húmeda’ (el porcentaje presente en los reactores es de 10 por ciento) y la ‘seca’, en la cual prácticamente no se adiciona agua y funciona con la humedad de los mismos residuos”.

Además, una planta de biodigestión puede ser de gran utilidad en las industrias procesadoras de alimentos, en empresas tequileras o en aquellas que desechen cantidades significativas de biomasa. “Esta tecnología es útil en industrias que originen alrededor de 20 toneladas diarias. El ideal son 50 toneladas, mínimo, por día”, recomendó Alfonso Durán.

De acuerdo con los investigadores, se incorporará a un proyecto de largo aliento para crear centros mexicanos de innovación en energía, específicamente en biogás.

La planta piloto también será un laboratorio donde continuarán experimentando con los residuos orgánicos y así generar conocimiento útil para el país a partir de la transformación de éstos.

Fuente: http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2016_464.html

 

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email