Animales en peligro de extinción

 

Los mexicanos somos muy afortunados por las riquezas que existen en nuestro país, una de cada diez especies de plantas y animales habita en nuestro territorio, sin embargo cerca del 40% de estas especies está en peligro de extinción.

En todo ecosistema los animales, tanto vertebrados como invertebrados, constituyen un factor importante. Sus relaciones con los demás integrantes del ecosistema contribuyen a mantener un equilibrio relativo, cuya estabilidad, posible gracias a complicados mecanismos de retroalimentación en cadena, se altera fácilmente cuando se incide en cualquiera de sus eslabones, por más insignificantes que éstos puedan parecer.

Desde sus orígenes, los animales han estado en competencia para sobrevivir. Además, cambios constantes en el medio ambiente han dado como resultado la desaparición de algunas especies y el florecimiento de otras. Estos procesos evolutivos ocurren de manera lenta a lo largo de millones de años, sin embargo, cuando el hombre llegó, hace relativamente poco tiempo, los delicados eslabones faunísticos que habían tenido larga permanencia en la naturaleza, empezaron a romperse y verse alterados.

Una especie, animal o vegetal, está en peligro de extinción cuando se encuentra comprometida su existencia globalmente. La causa puede estar tanto  en la depredación directa sobre la especie, como en la desaparición de un recurso del cual ésta dependa, sea por la acción del hombre o por cambios en su hábitat, que a su vez pueden tener sus causas en la acción del hombre sobre ellos, en hechos fortuitos (como desastres naturales) o en cambios graduales del clima.

Algunas especies amenazadas en México son: quetzal (Pharomachrus mocinno), pavón o guan cornudo (Oreophasis derbianus), loro corona azul (Amazona farinosa), grisón (Galictis vittata), viejo del monte (Eira barbara), zorrillo de espalda blanca (Conepatus semistriatus), dragoncito (Abronia gramínea), ocotera de Oaxaca (Adelphicos latifasciatus), culebra minadora de tierras altas (Geophis mutitorques), lobo mexicano (Canis lupus baileyi), jaguar (Panthera onca), berrendo (Antilocapra americana), tapir (Tapirus bairdii), manatí (Trichechus manatus), flamingo (Phenicopterus ruber), halcón peregrino (Falco peregrinus), águila arpía (Harpia harpyja), tortuga de Mapimí (Gopherus flavomarginatus), tortuga de carey (Eretmochelys imbricata).

Son pocos los lugares en los que no se presente la influencia de algún agente ambiental inducido por el hombre que esté causando una gradual modificación y empobrecimiento de las comunidades naturales. Algunos de estos agentes de cambio son: el fuego, la alteración de la cubierta vegetal, la tala de bosques, el pastoreo, la erosión, la alteración de las cuencas hidrológicas, deterioro de las lagunas costeras, la contaminación, la introducción de especies o las plagas.

Entre las alternativas para la conservación tenemos: las áreas protegidas, la explotación conservacionista de la naturaleza, las leyes y reglamentos, así como la educación. No olvidemos que la extinción de una especie es irreparable y de una manera u otra afecta al propio ser humano.

Se necesita de la cooperación entre el gobierno, los especialistas y los ciudadanos, es tiempo de darse cuenta de que la madurez o evolución de un país no es algo que se mida en años, sino en actitudes responsables.

Fuentes:

bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen2/ciencia3/083/htm/destrucc.htm
www.correodelmaestro.com/anteriores/2007/enero/2anteaula128.htm
es.wikipedia.org/wiki/Especie_en_peligro_de_extinci%C3%B3n
www.guiascostarica.com/espx/mexico.html
www.guiascostarica.com/cr9.htm

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email