Existen varios puntos a considerarpara intuir que el sistema eléctrico no es seguro; es obligación del instalador calificado darle estas consideraciones al dueño de la residencia para que esté alerta y se puedan tomar las acciones necesarias.

Por: Ing. Hernán Hernández

Para garantizar la seguridad eléctrica de un hogar es indispensable realizar inspecciones eléctricas de manera periódica, para corregir los posibles defectos, actualizar el cálculo del suministro eléctrico en cada circuito y realizar las modificaciones pertinentes para satisfacer las demandas presentes y las previsibles.

El dueño de la residencia podría contestar a los siguientes cuestionamientos, recomendados por la Electrical Safety Foundation International (ESFI), para determinar si el sistema eléctrico debe ser inspeccionado:

  1. ¿La vivienda tiene 25 o más años de antigüedad?
  2. ¿Se ha hecho alguna adición o renovación mayor o ha agregado nuevos artefactos de gran demanda, tales como refrigerador, acondicionadores de aire u horno eléctrico en los últimos 10 años?
  3. ¿Es usted el nuevo propietario del inmueble (antes tenía otro dueño)?
  4. ¿Las lámparas y luminarios de una o más áreas presentan destellos o fluctuaciones luminosas de forma momentánea o con frecuencia?
  5. ¿Los interruptores automáticos o fusibles de su hogar operan constantemente?
  6. ¿Las placas exteriores de los interruptores de alumbrado, presentan calentamiento al tacto o están descoloridas?
  7. ¿Se escuchan ruidos o zumbidos provenientes de los contactos, clavijas o interruptores?
  8. ¿Se usan varias extensiones y barras multicontacto de forma permanente en una o más áreas de la residencia?

Si la respuesta es afirmativa para alguna de las preguntas anteriores, es importante considerar que la instalación debe ser verificada por un experto en instalaciones eléctricas residenciales, lo óptimo sería un instalador certificado en el estándar EC0118 que tendría el conocimiento suficiente para verificar y evaluar los siguientes puntos:

  • Verificar la capacidad del servicio eléctrico que se provee a la residencia y hacer una prueba de la carga. ¿El servicio es adecuado para las demandas actuales y previsibles?
  • Verificar el estado de los cables expuestos incluso la entrada de servicio si se encuentra sobre el nivel de la tierra.
  • Verificar si existen caídas de tensión en los contactos más alejados del tablero de distribución.
  • Inspeccionar el tablero o gabinete de distribución y verificar la condición de todas las conexiones.
  • Verificar el cableado de los contactos, interruptores, portalámparas, bombas y demás artefactos o dispositivos eléctricos.
  • Verificar la polaridad y la conexión de puesta a tierra de los contactos.
  • Revisar si existen los interruptores de circuito por falla a tierra (GFCI) necesarios en cada área y realizar la prueba de operación de cada uno de ellos.
  • Identificar el tipo de cables utilizado y verificar si el tamaño de los conductores es adecuado para la carga; asimismo, debe ser congruente con la capacidad de la protección de sobrecarga.
  • Revisar la condición y tipo de aislamiento de los cables; ya que en instalaciones muy antiguas se utilizaban cables con aislamiento de tela o plásticos no auto extinguibles.
  • Revisar la antigüedad y tipo de los diversos componentes del sistema eléctrico.
  • Verificar si existe un supresor de picos, en caso contrario proponer incorporar uno al sistema eléctrico.

Una vez realizada la revisión, el instalador debe presentar el resultado de la misma y comenzar, previa autorización del cliente, con el reacondicionamiento del sistema eléctrico.

En
la revisión del sistema eléctrico es necesario verificar la convivencia
de los materiales; es decir si son adecuados para el área donde están
instalados.

Se puede dar el caso que sea necesario recablear todo el sistema, pero también puede no ser necesario; ya que a pesar de la antigüedad del sistema eléctrico, los amarres se hayan hecho de forma adecuada y se hayan utilizado cables de diámetros sobredimensionados en su momento, pero que son perfectamente funcionales para incrementar la carga.

En México, la práctica de dividir en diferentes circuitos tiene pocos años, aunque las regulaciones eléctricas ya existieran desde hace tiempo. Uno de los mayores retos es el espacio en las canalizaciones existentes para introducir la cantidad de conductores necesarios, y otro la cantidad y tipo de cajas de salida para alojar los accesorios como interruptores y contactos; adicional de que si se ha recomendado instalar accesorios o dispositivos que ayuden a la administración de la energía como sensores o atenuadores.

Tal vez sea necesario invertir una suma importante para lograr un sistema eléctrico seguro, sin embargo la asesoría del instalador permitirá al cliente tomar la mejor decisión de cuáles deben ser las acciones prioritarias para lograrlo.

Comparte esta información en tus redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone