Cuando sufrimos una herida inmediatamente desinfectamos y cubrimos con una venda para evitar cualquier infección, pero alguna vez te has preguntado ¿Por qué no sucede lo mismo con nuestra salud mental? Las heridas emocionales pueden ser tan paralizantes como las físicas.

Por Psicóloga Andrea Velasco Casazza

En esta sencilla tabla, podrás identificar qué sentimiento deseas sanar, su equivalencia física, de qué manera lo expresas y la estrategia a utilizar para reparar el daño. Son actividades muy sencillas que puedes llevar a cabo en el momento que lo requieras.

Esperamos que esta información te sea útil. Recuerda que nuestra mente y cuerpo se encuentran siempre relacionadas, por lo tanto, busca paz para tu mente y encontrarás salud para tu cuerpo.

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email