El fenómeno de la piratería ha invadido de forma excesiva diferentes sectores; lo peor es que en muchos casos las ventas de los productos pirata sobrepasan al del producto original.

Por ing. Hernán Hernández

Mucho se ha dicho sobre el fenómeno de la piratería en México. Según lo comenta el investigador Álvaro Mejía, con base en la encuesta realizada por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), en el 2017 cerca de 42 millones de personas mayores de edad adquirieron productos pirata por un valor aproximado de 20,900 millones de pesos. Este fenómeno tiene impactos altamente negativos como la pérdida de empleos.
Por mala fortuna, esta encuesta no menciona los productos del sector eléctrico afectados, lo que hace más compleja y peligrosa la situación; es decir, el problema de la piratería para este sector se desarrolla de forma desconocida para la mayor parte de las personas, lo que permite que se usen productos apócrifos a plena vista del cliente sin que éste se percate de ello.
Obtener datos recientes sobre este problema en el sector eléctrico es casi imposible y sólo se tienen algunas cifras; como lo mencionado en mayo del 2017 por el licenciado César Chávez Rueda, vocero de la Expo Eléctrica Internacional, al referir que una de cada cuatro personas adquiere productos eléctricos pirata. Esto se puede dar por varias situaciones; por ejemplo, la población de bajos recursos que necesitan instalar o cambiar algún artefacto de su instalación y que los adquieren en mercados, ferreterías o en el comercio informal a precios que se ajustan a su bolsillo. Otra situación es la falta de capacitación de algunos instaladores electricistas que no saben diferenciar entre productos originales y productos pirata, así que los compran e instalan sin mayor razón, por falta de honradez pues al querer incrementar la ganancia de un trabajo buscan las opciones más económicas.
Los problemas derivados de esto van desde la reducción de plazas laborales en fábricas,
tiendas y todo lo relacionado a la venta de materiales eléctricos, hasta un resultado que supera por mucho en grado de importancia las anteriores: lesiones y decesos causados por el uso e instalación de productos pirata. Del mismo modo, el licenciado Chávez mencionó que cuatro de cada 10 accidentes en inmuebles se deben al uso de productos pirata y de mala calidad, además que en nuestro país se registran más de 500 muertes por electrocución al año y la tercera parte de éstas ocurren en casa, lo que significa que cada 48 horas fallece una persona a causa de accidentes eléctricos en el hogar.

Productos certificados
Es bien sabido que las empresas destinan millones de pesos al año para la certificación de sus productos en México y ostentar el sello NOM que identifica que el producto ha cumplido con las pruebas aplicables de seguridad; por mencionar una, los interruptores de uso general se prueban bajo la NMX-J-005-ANCE-2015, las pruebas que deben pasar los interruptores son variadas como -por ejemplo- la que evalúa la protección contra choque eléctrico; esta prueba verifica que los interruptores se diseñen de forma que cuando estén montados y cableados como en uso normal, las partes vivas no sean accesibles, aún después de la remoción de las partes que pueden quitarse sin el uso de una herramienta.
Otra prueba es la de operación normal que se realiza en ciclos de apertura y cierre; por ejemplo para interruptores que se usan en vivienda que tienen tensión nominal de hasta 250V~ y 16A se realizan 40,000 operaciones.
Al final de la prueba se verifica que el interruptor soporte, sin desgaste excesivo u otro efecto perjudicial, los esfuerzos mecánicos, eléctricos y térmicos que ocurren en uso normal.
Estas y otras pruebas requieren de cierto número de muestras que se suman al valor de la certificación, pero a su vez incrementan el valor de ostentar un certificado de seguridad de producto.
Estas inversiones deben ser acorde a las ventas proyectadas por el fabricante, pero en muchas ocasiones al tener un retorno de inversión bajo o poco redituable prefiere abandonar el mercado dejando carta abierta a la piratería.
La piratería ha permeado de forma muy profunda, sin embargo el compromiso de los propios fabricantes y diversas organizaciones han llevado a hacer un frente común que busca reducir su impacto y campo de acción. Algunas de las actividades implementadas es dar a conocer las labores de certificación, poner a plena disposición -vía solicitud- el certificado de producto correspondiente y junto con las cadenas de distribución hacer conciencia del beneficio de comprar en lugares establecidos en lugar del comercio informal.

Foco rojo: ventas por internet
La piratería no sólo se encuentra en los pequeños comercios o en la vía pública, ya que los sitios de venta por internet también está siendo alcanzados; en distintas páginas se ofertan productos de marcas reconocidas a precios que en ocasiones representan menos del 40% de lo que cuesta un producto original; debemos hacer conciencia viéndolo desde el punto de vista del mercado eléctrico que siempre estamos propensos a ser víctimas de la piratería; como medida precautoria para este nuevo mercado, la recomendación es constatar que en la página se muestre que es la tienda oficial del fabricante y, de ser posible, verificar por llamada telefónica de forma directa a alguna oficina de atención a clientes o por correo electrónico que efectivamente ese fabricante oferta productos en dicha página. Revisar las condiciones de devolución en caso que detectes que el producto no es original y sumarse a las iniciativas anti-piratería notificando al fabricante o denunciando a la PROFECO.
Como ves, el problema de los productos apócrifos en el sector eléctrico es poco conocido pero si hacemos un frente común, evitaremos pérdidas de fuentes de empleo y, sobre todo, lesiones y acontecimientos fatales que pudieran perjudicar incluso a nuestros seres queridos.


Todos podemos ayudar a hacer frente a la piratería, denunciando esta actividad en organizaciones como la PROFECO o alertando al fabricante para que active su mecanismo de acción.


Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email