Ç

Por ing. Hernán Hernández

Los aparatos y equipos electrónicos son sensibles a elevaciones bruscas tanto de tensión como de corriente, por lo que requieren de protección. Para dar cumplimiento a ello se debe partir con la selección de un supresor, por lo que se necesita un estimado de la corriente transitoria y la instalación deberá ser conforme al artículo 285 de la NOM-001-SEDE-2012. El primer punto es el más complicado de obtener, ya que se debe desarrollar un estudio; sin embargo es posible tener un dato confiable en la NMX-J- 549-ANCE-2005. Dicho lo anterior, veamos los aspectos más comunes que te ayudarán a seleccionarlo.

La selección parte de criterios básicos, por ejemplo:

El número de fases del sistema eléctrico; la configuración de las fases, es decir si es conexión estrella o delta; y la tensión del sistema (esto a razón de no reducir la vida útil del componente interno). El MOV (Varistor de Óxido Metálico) es el componente más utilizado para la fabricación de estos dispositivos; en palabras simples, se puede decir que tiene una alta resistencia en bajas tensiones y una baja resistencia en altas tensiones; el cambio en su resistencia lo puede realizar en un tiempo tan pequeño como el de un pico de sobretensión. Dada esta característica, la correcta selección del supresor en base a la tensión del sistema evitará que esté en la región de conducción; es decir en baja resistencia, sufriendo un desgaste constante y -por lo tanto- reduciendo su vida útil. El siguiente punto a considerar para la selección es la máxima corriente transitoria, este dato es importante ya que en la mayoría de los casos la diferencia de costos entre supresores, con base en la corriente máxima transitoria, es de varios miles de pesos.

Se mencionó anteriormente que el uso de la NMX es una buena opción y para aplicar la información es necesario que tengas claro el tipo de instalación (residencial, comercial o industrial), el tipo o categoría de protección (1, 2, 3 o C, B, A, según sea el caso). Con esta información y consultando la tabla 10 de la NMX-J-549-ANCE-2005 sabrás las características mínimas que debe tener el supresor.

El ejemplo de instalación

Para dar un ejemplo: supondremos que se instalará un supresor tipo 2 (o categoría B) precableado.
La conexión se debe realizar en el tablero de distribución, una vez verificado que existe un sistema de puesta a tierra en buenas condiciones y atendiendo lo indicado en el artículo 285 de la NOM-001-SEDE-2012:

Paso 1. Identifica las terminales de conexión del supresor; este punto depende del fabricante. Si tienes un dispositivo para instalación bifásica, muy probablemente esté marcado como línea 1 y 2; el color de los conductores son: negro para las líneas, blanco para el neutro y verde para la puesta a tierra, como se puede ver en la imagen 1.

Imagen 1. Terminales de conexión de un supresor tipo 2 precableado.

Paso 2. Desenergiza el tablero, esto se puede realizar desde la protección principal. (En muchas ocasiones no es posible realizar esto debido a que el sistema eléctrico está en uso y es necesario trabajar con energía, para lo cual debes portar el EPP correspondiente).

Paso 3. Verifica que dentro del tablero existen espacios para
 colocar uno o dos interruptores termomagnéticos según el número de fases del sistema eléctrico. Se debe conectar el supresor a termomagnéticos por razones de seguridad y mantenimiento, ya que de ser necesario se desconectaría mediante las protecciones dejando funcional el sistema eléctrico.

Paso 4. Retira la tapa del tablero de distribución. En la imagen 1 podrás observar, en la parte inferior, una extensión con cuerda y dos tuercas que sirven para fijar el supresor al tablero de distribución, por lo que deberás retirar el chiqueador del gabinete.

Paso 5. Retira la primera tuerca del supresor. Introduce la extensión del supresor en el chiqueador, pasa la tuerca por los conductores y apriétala firmemente hasta que el supresor quede fijo. Una de las consideraciones que hay que observar es que la longitud del conductor que trae el supresor no debe alargarse y para el caso de que presente terminales tipo tornillo debes consultar en el instructivo la longitud máxima del conductor.

Paso 6. Una vez instalado el supresor, retira el aislamiento de cada uno de los conductores del supresor; el tamaño del desforre deber ser el adecuado para el tornillo del interruptor termomagnético donde se colocará.

Paso 7. Acomoda los cables e inicia la conexión con el conductor verde a la barra de puesta a tierra, después el conductor blanco a la barra de neutros y al final los conductores negros al interruptor termomagnético para cada fase; para todos ellos afloja el tornillo correspondiente e inserta la terminal del supresor, aprieta nuevamente el tornillo y verifica que la conexión no tiene cable o cobre expuesto ni hilos fuera de la terminal.

Paso 8. Una vez terminada la conexión, coloca la tapa del tablero y energiza el sistema. La mayoría de los supresores tipo 2 o categoría B tienen indicadores LED en color verde para señalar que el supresor está operando correctamente y el sistema eléctrico está protegido contra tensiones transitorias.

Comparte esta información en tus redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone