Fotos: Secretaría de Turismo de Oaxaca

Cada mes de julio se realiza esta festividad basada en la generosidad y

solidaridad de los participantes, pues son ellos quienes comparten a

miles de espectadores su música, danza y artesanías.

Conocida también como la “Fiesta de los Lunes del Cerro”, la Guelaguetza debe su nombre al vocablo zapoteca “Guendaliza’a”, que significa “ofrenda, presente, cumplimiento”. Se trata de una de las celebraciones más representativas de la tradición mexicana, que se realiza en Oaxaca los dos lunes después del 16 de julio.

Esta festividad confirma los vínculos prehispánicos de Oaxaca, honrando sus tradiciones y riqueza gastronómica y cultural. Entre las presentaciones sobresale El Bani Stui Gulal y la Leyenda de la princesa Donají, hija del rey zapoteca Cosijoeza y de la princesa Coyolicatzin.

Bani Stai Gulal, que en el idioma zapoteco significa “repetición de lo antiguo”, es un espectáculo de gran diversidad en colorido y majestuosidad que se divide en cuatro épocas:

Época Prehispánica: en la que podemos admirar las danzas que realizaba el pueblo mexica en honor de la Diosa Centeotl (Diosa del Maíz Tierno). En la danza de las vírgenes se seleccionaba a la doncella que sería sacrificada, lo que representaba un gran honor para ella y que trascendía a su familia.

Época de la Colonia: inicia con las danzas que seguían realizando los mexicas en honor a sus dioses hasta la conquista de los españoles. Después continúa con una procesión en honor a la virgen del Carmen y una especie de carnaval en la que participan las marmotas, las chinas de calenda, los “zancudos” de Zaachila y sobresale la participación de la “sierpe” que es una especie de serpiente gigante, acompañados por la música de la banda del estado.

Época del México Independiente: consiste en un paseo en donde se admiran a las catrinas con sus grandes trajes, los charros, las chinas de calenda y todos los habitantes, en el que prueban los productos que ofrecen los vendedores de la región.

Época Contemporánea: en la que se admiran los principales trajes de cada una de las regiones, mientras se escucha un poema dedicado a Oaxaca. Este espectáculo finaliza como todas las estas del pueblo oaxaqueño, con la quema de los fuegos artificiales.

  

Esta riqueza que ofrece la Guelaguetza es gracias a la participación de grupos representativos de las siete regiones del estado: Los Valles Centrales, La Sierra Juárez, La Cañada, Tuxtepec, La Mixteca, La Costa y el Istmo de Tehuantepec.

Cabe hacer mención que el recinto que sirve para la celebración, ubicado en el Cerro del Fortín, no tenía nombre desde su inauguración que fue en 1974, por lo que al auditorio se le conocía como “Cerro de la Azucena” o del “Fortín”. Lo anterior cambió en 1999, cuando al recinto se le otorgó el nombre de “Auditorio Guelaguetza”.

Fuente: www.gob.mx

Comparte esta información en tus redes...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email