En ambientes comerciales, la atenuación debe estar separada de la alimentación para evitar las intermitencias en los luminarios.

Por: Ing. Hernán Hernández Jiménez

Las nuevas tecnologías de atenuación permiten proporcionar a nuestros clientes soluciones que solo se contemplaban con lámparas incandescentes. Ahora con el uso de balastros y controles adecuados se avanza hacia la generación y creación de ambientes acorde con los eventos que se desarrollan en el lugar.

La edición anterior se explicó lo correspondiente a la atenuación directa que permite de forma muy simple controlar luminarios fluorescentes, los cuales están provistos con balastros atenuables a dos hilos, siendo un método de atenuación que marcó una época. Sin embargo, esta misma forma de atenuación no se ha llevado a los nuevos luminarios LED.

Es sabido que si en casa se tienen focos LED atenuables es posible controlarlos mediante un atenuador diseñado para este tipo de carga, o bien con uno de los llamados universales que permiten controlar los tres tipos de carga presentes en el mercado: incandescentes, compactos fluorescentes y LED. En instalaciones residenciales tenemos pocas lámparas conectadas y poco ruido eléctrico que le pudieran afectar, por el contrario en instalaciones comerciales como oficinas, salones de eventos, entre otros, el ruido eléctrico generado por sistemas de bombeo, equipo de cómputo, señales de comunicación, los propios balastros, sistemas de riego, etcétera, afectan el funcionamiento de equipos no diseñados para operar en ambientes comerciales.

Uno de los grandes errores que cometen ingenieros, técnicos e instaladores es colocar dispositivos de tipo residencial y en este caso de atenuación directa en áreas como las mencionadas en líneas anteriores. Ahora puedes entender un poco mejor el porqué la gran mayoría de los luminarios tipo panel, gabinete o campana LED atenuables, por ejemplo, requieren conexión a 4 hilos.

Expliquemos un poco más de lo anterior; cuando se utiliza atenuación directa se recorta la onda senoidal para reducir el consumo y evitar calentamiento en el dispositivo, pero al final de cuentas este recorte pasa de forma directa al balastro integrado de la lámpara, reduciendo o incrementando la brillantez. Si en algún momento se generan perturbaciones eléctricas que viajan en la misma línea o se inducen a la de alimentación, lo más lógico es que se manifieste en el sistema de iluminación con intermitencia de las lámparas, coloquialmente se dice que la lámpara parpadea.

Ahora piensa en una instalación comercial sin actualizar, con múltiples circuitos que generan estas perturbaciones. El resultado será un sistema de atenuación con intermitencias constantes; para el cliente definitivamente este desempeño es muy malo y lo peor del caso es que jamás podrás eliminarlos por completo.

Para este tipo de ambientes, una buena opción -sin decir que es la definitiva- es el uso de atenuadores que antiguamente se le conocían como arquitectónicos, los cuales son distintos a los que se instalan en las casas, o bien el uso de tableros de atenuación que soportan perturbaciones eléctricas gracias a los filtros integrados que poseen.

Por la parte de la atenuación de 0-10V, la explicación es simple: mientras que en la atenuación directa el recorte de onda se hace sobre la misma línea de alimentación, en la de 0-10V solamente se manda una señal de control por medio de dos hilos adicionales de color violeta y gris; por otro lado se tiene un corte de interruptor que energiza o desenergiza el balastro como se muestra en la imagen 1. Por lo anterior, la distorsión armónica es uno de los temas que se debe de tratar al instalar una cantidad importante de luminarios o lámparas LED.

Como puedes observar, la atenuación está separada de la alimentación y por lo tanto el riesgo de intermitencias en los luminarios es menor e incrementa su potencial de control debido a que se pueden tener líneas de luminarios grandes conectados a un mismo atenuador.  La forma de operación es de comportamiento, aunque depende mucho de la compatibilidad con el balastro y la calidad del mismo, es decir a 0V corresponde 0% de brillantez; a 5V un 50% y a 10V un 100% de brillantez.

Te invitamos a que nos sigas en las redes sociales y nos hagas llegar tus sugerencias y comentarios; hasta la próxima.

Comparte esta información en tus redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone